Unitat 62

Francisco de Quevedo y Luis de Góngora

Contingut exercicis

Francisco de Quevedo y villegas (1580 1645)

Francisco de Quevedo es uno de los grandes escritores de la literatura castellana, enormemente expresivo en todas las diferentes facetas de su producción.

Hombre profundamente preocupado por los asuntos de su tiempo, delicado y cruel al mismo tiempo, está inmerso en un mundo de contrastes: el Barroco.

La producción literaria de Quevedo se puede clasificar en:

  • Una serie de poemas de contenido diverso que constituyen un resumen de toda la obra lírica de autor.
  • Una novela, La vida del Buscón llamado Don Pablos, que nos acerca a una nueva visión de la picaresca y que muestra la evolución del género desde el Renacimiento hasta el Barroco.
  • Los Sueños, donde se pasa revista a diversos estamentos de la sociedad barroca criticando duramente todas sus debilidades.

 

ENSEÑA COMO TODAS LAS COSAS AVISAN DE LA MUERTE

Miré los muros de la patria mía,

si un tiempo fuertes, hoy desmoronados,

de la carrera de la edad cansados,

por quien caduca ya su valentía.

Salíme al campo; vi que el sol bebía

los arroyos del yelmo desatados,

del monte quejosos los ganados,

que con sombras hurtó su luz al día.

Entré en mi casa; vi que, amancillada,

de anciana habitación era despojos;

mi báculo más corvo y menos fuerte;

vencida de la edad sentí mi espada.

y no hallé cosa en que poner los ojos

que no fuese el recuerdo de la muerte.

Francisco de Quevedo, Salmo XVII

 

Este soneto se articula en torno a cuatro símbolos: muros, campo, casa y espada. Son, podríamos decir, las palabras clave que remiten a diferentes ideas; así, por ejemplo, muros se puede relacionar con “dureza, consistencia”, referida a la situación de la Monarquía Hispánica en la época en que el imperio se iba desmoronando.

El soneto se construye a base de dos ideas fundamentales, las dos en el plano del contenido: la primera reflejada en “Miré los muros”, “salíme al campo”, para después matizar “entré en mi casa”, “sentí mi espada”.

Además de estas dos ideas está el paso del tiempo, que aquí se manifiesta desde una doble perspectiva: la decadencia progresiva de la Monarquía Hispánica y la propia existencia del poeta.

La gran aportación de Quevedo al tratamiento del tema barroco del desengaño es la afectividad, es decir, lo relaciona con sus propias vivencias.

Su estructura responde a los cánones clásicos: una idea se desarrolla en los cuartetos y la otra en los tercetos.

En definitiva, el autor nos muestra el paso del tiempo, desde que nombra “patria mía”, donde se refiere a lo que se va convirtiendo en el paso del tiempo: “de la carrera de la edad cansados”. En el segundo cuarteto habla de que el sol seca el agua y ha dejado los campos secos, y el ganado descansa en la sombra que produce el monte. Y cuando el poeta regresa a su casa la encuentra igual que los muros del primer cuarteto; hay que destacar un elemento erótico “mi báculo más corvo y menos fuerte”, pero todo, al final, conduce a la muerte.

 

Luis de Góngora y Argote (1561-1627)

Es la figura más importante del Barroco en la literatura castellana.

Crea un nuevo lenguaje que ha significado una gran polémica en torno a su obra.

La Generación del 98 reivindica su figura, que es magnificada por la del 27.

Pertenece a la corriente del culteranismo.

Su producción literaria es extensa:

  • Prosa: Epistolario que consta de ciento veinticuatro cartas.
  • Teatro: dos comedias.
  • Obra lírica: compuesta por sonetos, romances, letrillas.
  • Poemas mayores como Fábula de Polifemo y Galatea.

Era del año la estación florida
en que el mentido robador de Europa,
media Luna las armas de su frente
y el Sol todo los rayos de su pelo,
luciente honor del cielo,                                        5

en campos de zafiro pace estrellas,
cuando el que ministrar podia la copa
a Júpiter mejor que el garzón de Ida,
náufrago y desdeñado, sobre ausente,
lagrimosas de amor dulces querellas                     10

da al mar, que condolido,
fue a las ondas, fue al viento
el mísero gemido
segundo de Arión dulce instrumento.

Luis de Góngora

El poema comienza hablando de la primavera, “era del año la estación florida”, y de una hermosa descripción del Toro situado detrás del sol: son las estrellas de la constelación de Tauro, que solo pueden verse al amanecer, pero tiene que ver con la mitología griega: Júpiter raptó Europa disfrazado de toro; a este hecho mitológico se refiere, “en que el mentido robador de Europa”.

El protagonista del poema es un joven refinado más hermoso que Ganimedes, que era el predilecto de Júpiter.

Luego, sus desgracias resumidas en un verso, “náufrago y desdeñado, sobre ausente”; las desdichas son tan grandes que son capaces de conmover hasta la furia del mar y del viento.

 

Exercici 1

Respon a les següents preguntes per avaluar el que has après.

Exercici 2

Respon a les següents preguntes per avaluar el que has après.

Exercici 3

Respon a les següents preguntes per avaluar el que has après.